×

SmokeLong Quarterly

Share This f l Translate this page

Dragón en vuelo

Historia por Toshiya Kamei (Lee la entrevista del autor) 14 de junio de 2021

Fotografía de Imleedh Ali

El bordado en la tela índigo representaba a un dragón dorado que volaba entre las nubes. En la imaginación del sastre, la criatura agitó las alas, se elevó en el aire y dio vueltas sobre un río fangoso que desemboca en el océano.

Sayuri era la única hija del Sr. Numata. Tenía fama de haber ganado rápidamente una enorme fortuna mediante especulaciones ilícitas, y el kimono de la joven mostraba la riqueza mal habida de su familia. A tan solo unos días de la boda, el sastre recibió del señor una orden urgente y dejó a un lado sus otras tareas. La fecha límite caía a la mañana siguiente, y trabajó hasta altas horas de la noche. Cuando terminó de coser en la madrugada, un golpe seco sacudió a la puerta.

—¿Quién es? —se preguntó en voz alta el sastre después de consultar el reloj de pared. Abrió las contraventanas. Con una mirada seria en su rostro, una chica de rostro pálido estaba frente a él.

—Oh, señorita Sayuri. No esperaba verla tan temprano.

Sayuri miró a su alrededor con una sonrisa leve.

—¿Cómo va mi kimono?

—Está terminado, señorita.

—¿Sí? —inclinó la cabeza.

El sastre la invitó a que entrara, recogió su kimono doblado de una estera de juncos y lo extendió ante sus ojos.

—Felicitaciones, por cierto. Debe estar feliz.

Sayuri permaneció en silencio mientras el reloj de pared marcaba los segundos al compás de los latidos del corazón.

—Gracias —murmuró con una sonrisa fugaz. Sin embargo, su rostro se ensombreció. —Eso es lo que dice todo el mundo. Contenta. ¿Qué es la felicidad? ¿Lo sabe? ¿Para complacer a mi padre? ¿Aumentar su riqueza casándome?

—No lo sé, señorita. ¿No me diga que no está deseando que llegue su propia boda?

—Disculpe —Sayuri lució resignada.

Se paró detrás de una pantalla shoji. La llama de la vela bailaba sobre una mesa cercana, proyectando la enorme sombra de la joven a lo largo de la pared. El susurro de su ropa al caer llenó la habitación silenciosa. Vestida con su traje de novia, caminó hacia la puerta.

El sastre se quedó sin aliento no solo porque la belleza de la joven lo conmovió. Sino porque un destello infernal se encendía en los ojos de Sayuri como una pira funeraria.

—Señorita Sayuri, ¿a dónde va? —la voz del sastre temblaba. La joven se desvaneció en el aire, su kimono cayó lentamente al suelo como un pétalo.

Agotado y confundido, el sastre avanzó tambaleándose. Caminó hacia donde había caído el kimono y lo agarró. El dragón bordado había desaparecido. Salió afuera. Un dragón real voló sobre un árbol de caqui, dio varias vueltas en círculos y flotó hacia el sol que se asomaba por el horizonte, donde las nubes se teñían de rojo vino.

Sobre el autor

Toshiya Kamei es un escritor de narrativa breve. Sus cuentos se han publicado en revistas como Collective Realms, Trembling With Fear y Utopia Science Fiction, entre otras.

Sobre el artista

Imleedh Ali es fotógrafo de las Maldivas.

Esta historia apareció en SmokeLong en Español — Número Uno de SmokeLong Quarterly.
SmokeLong Quarterly SmokeLong en Español — Número Uno
ornament

Support SmokeLong Quarterly

Your donation helps writers and artists get paid for their work. If you’re enjoying what you read here, please consider donating to SmokeLong Quarterly today.

High Intensity Interval Training for Flash Writers with Ingrid Jendrzejewski

Book Now!

Bring a pen, lots of paper, and your water bottle: this is a high-intensity guided-writing work-out designed to kickstart creativity, and push you into new territory, and exercise flash muscles you didn’t even know you had.

Maybe you’re stuck in a story and looking for a way to proceed.  Maybe you’re looking to generate new ideas.  Maybe your inner editor is holding you back.  Maybe you’re in a rut or have writers’ block or are just wanting to shake things up a bit.  This session is designed to tackle all these issues and help you level up your flash fitness.  Writers of all backgrounds and experience levels warmly welcome; come along, roll up your sleeves, and trust the process.