×

SmokeLong Quarterly

Share This f l Translate this page

Una Entrevista con Belén Bilbao

Entrevista de María Alejandra Barrios  (Lee la historia) 20 de septiembre de 2021

Belén Bilbao

Belén Bilbao

¿Cómo nació la idea para este cuento?

La idea surgió a partir de una consigna de taller: había que escribir un texto que se basara en un secreto. Pensé, entonces, en los secretos de la niñez. Y en el colegio como escenario: un lugar en el que, a priori, parecería difícil mantener algo en reserva (aulas, pasillos y patios llenos de alumnos y profesores). Y me gustó la idea de que una niña construyera, en ese lugar, su propio mundo; que buscase crear un vínculo que -ya sea por pudor, timidez o confusión- decidiera guardarse para ella. O porque simplemente prefería guardarlo para ella. En El corazón es un cazador solitario, de Carson McCullers, un personaje dice: “Hay cosas que uno quiere mantener en privado. No porque sean malas, sino sólo porque quiere guardarlas en secreto”.

El juego de palabras en este texto es super interesante. La idea de cómo los niños usan las palabras compuestas. ¿Usabas mucho este tipo de combinaciones de palabras cuando eras pequeña?

Sí. Creo que, de niños, nos permitimos jugar con el lenguaje y eso, a veces, da como resultado composiciones tiernas, ilustrativas y precisas: “deseo-tren”, por ejemplo. “Deseo-tren” es muy distinto a “el deseo que se pide cada vez que se pasa por abajo de un puente en el momento en el que pasa el tren”. Esto último parece un ejercicio de física, jaja.

Después, los “ayuda-memoria”, relacionados con las analogías que aparecen en el texto. Las analogías siempre me gustaron: me ayudan a pensar, a establecer relaciones. Y creo que los niños las usan mucho porque están todo el tiempo aprendiendo cosas nuevas. Por ejemplo, en el lenguaje: cuando un niño dice “he rompido” lo hace por analogía con el modelo de conjugación de los verbos regulares. Se trata de llevar lo desconocido a un terreno conocido, que es lo que intenta hacer Verónica en sus clases con los “ayuda-memoria”.

¿Escribes desde pequeña? ¿Cómo ha cambiado tu escritura desde entonces?

A pesar de que, de chica, no escribía conscientemente, hubo una época en la que escribía cuentos que pasaba por abajo de las puertas de los vecinos del edificio, pidiéndoles que por favor me los devolvieran con comentarios. Después, no volví a escribir, hasta hace cuatro o cinco años. No me animaba. Y, aunque haya empezado a escribir hace relativamente poco, sí noto un cambio con respecto al comienzo: antes, buscaba en la trama una excusa para expresar ciertas reflexiones, ideas o abstracciones, como si hubiese que decir algo supuestamente extraordinario o revelador para que el texto valiera la pena. Ahora, en cambio, intento detenerme en los detalles: creo en la dulzura de una caricia, en el placer del sol en la cara, en el deleite por el aroma de una flor. Supongo que tiene que ver con lo que dice Flannery O’Connor sobre la ficción, eso de que opera a través de los sentidos: “La primera característica de la ficción es que transmite, de la realidad, lo que puede ser visto, oído, olido, gustado y tocado”. La literatura como forma de percibir el mundo.

Esta historia explora la idea de los deseos. ¿Usted cree en los deseos?

¡Sí! Por un lado, en el deseo, como concepto, como aquello que nos mantiene vivos. Y, también, en los deseos concretos: los pido. Si estoy cerca de un puente y justo pasa el tren, corro para alcanzarlo, pedaleo más rápido en la bicicleta o, si estoy arriba de un auto, le pido al que está manejando que por favor acelere. Independientemente de especular sobre si se cumplen o no los deseos, creo que el hecho de pedirlos, de pensar en qué pedir, es una forma de encontrar o confirmar nuestra voluntad, de insistir en nuestras intenciones.

¿De qué trata tu novela?

Mmmm, todavía lo estoy descubriendo. De los gestos de amor, quizás… de las distintas formas de ternura en los vínculos humanos (sin descartar su naturaleza compleja).

¡Muchas gracias a María y al equipo de SmokeLong por el espacio en esta edición de la revista! Y a todos los lectores y lectoras, por el tiempo.

Sobre la autora

Belén Bilbao es una joven aficionada a las letras. Al terminar el secundario, decidió estudiar ingeniería química; sin embargo, todavía se acuerda bien de uno de los últimos días de colegio en el que se acercó a su maestra de Lengua y le pidió que le recomendara un taller literario: no sabía bien de qué se trataban, sólo sabía que quería mantenerse cerca de los libros. De esta forma, Belén asiste a talleres de lectura y de escritura desde hace diez años y, a lo largo del tiempo, se fue dando cuenta de que la literatura la salva y la hace feliz. Actualmente, trabaja en su futura novela en el taller de escritura de Inés Garland.

Sobre la entrevistadora

María Alejandra Barrios es una escritora nacida en Barranquilla, Colombia. Ella ha vivido en Bogotá y Manchester, donde en 2016 completó una Maestría en Escritura Creativa en la Universidad de Manchester. Ha publicado historias en Hobart Pulp, Reservoir Journal, Bandit Fiction, Cosmonauts Avenue, Jellyfish Review, E Malpensante, Lost Balloon, Shehandoah Literary, SmokeLong Quarterly, entre otros.  Su trabajo ha sido apoyado por organizaciones como Vermont Studio Center, Caldera Arts Center y The New Orleans Writing residency.

Esta entrevista apareció en SmokeLong en Español — Número Dos de SmokeLong Quarterly.
SmokeLong Quarterly SmokeLong en Español — Número Dos
ornament

Support SmokeLong Quarterly

Your donation helps writers and artists get paid for their work. If you’re enjoying what you read here, please consider donating to SmokeLong Quarterly today.

Important

The SmokeLong Quarterly Comedy Prize 2021!

This competition is no longer accepting entries. The long- and shortlists have been published on the blog. The four winners of the competition will be featured in Issue 74 of SmokeLong Quarterly coming out near the end of December.